viernes, 1 de octubre de 2010

Unasur "Gracias a todos los países de América Latina por el apoyo", dijo Rafael Correa.

Unasur

"Gracias a todos los países de América Latina por el apoyo", dijo Rafael Correa

Minutos antes de que comenzara la reunión de presidentes de la Unasur, el mandatario de Ecuador fue liberado. Agradeció el respaldo de sus pares e informó al pueblo presente en la plaza de la Independencia que "los jefes de Estado de la Unasur se encuentran reunidos en apoyo a la democracia".
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, agradeció a los presidentes de América Latina por su apoyo e informó al pueblo movilizado en la plaza de la Independencia de Quito que los Jefes de Estado de Unasur se encuentran reunidos en Buenos Aires. "Están reunidos los presidentes de la Unasur para analizar la situación de Ecuador. Una situación lamentable que no debió suceder", dijo Correa.

Después de casi 12 horas, tras su liberación, el presidente de Ecuador mantuvo una comunicación telefónica con los presidentes reunidos en la Buenos Aires con motivo de los sucesos ocurridos ayer jueves hora Argentina.

Lo hizo vía telefónica con todos los representantes de la Unasur que se encuentran deliberando desde las 0,26 del viernes en el Palacio San Martín.


Palabras de Correa a su pueblo


Luego pidió un minuto de silencio y señaló que “éste será recordado como un día muy triste en ese país, porque se derramó sangre ecuatoriana”. Repudió al grupo de policía que se levantaron en su contra, y al sector político encabezado por el ex presidente Lucio Gutiérrez, al que calificó como conspirador.

Culpó de la mala interpretación de la norma “a la guerra psicológica que encabezan los miembros de la oposición”. Esa situación quedó por demás en evidencia, cuando el abogado del dirigente de la oposición, Pablo Guerrero, irrumpió con un grupo de manifestantes en el canal público ecuatoriano para evitar que siguieran con la transmición.

"Se sublevaron contra el gobierno que más les subió el salario, por creer las mentiras de una oposición conspiradora", aseguró y comentó que ninguno de los policías con los que dialogó antes de ser secuestrado había leído la Ley que motivó el levantamiento.

"No buscamos sacarles nada, buscamos que tengan un salario digno sin necesidad de migajas, y sobre todo sin abusos", afirmó y dijo: "Hoy se derramó sangre ecuatoriana, para salvar a este presidente. Quienes actuaron de manera sediciosa, y fueron responsables de esta barbaridad, deberán salir de las filas policiales".

Luego se dirigió a los militares que se sumaron al levantamiento en su contra. Les dijo que no podía comprender cómo se habían revelado contra su comandante en Jefe y atacado a su pueblo. “Son traidores a la patria”, condenó.

Señaló que los dirigentes políticos que motivaron que se llegara a esta situación, "buscan conseguir con la conspiración lo que no logran en las urnas". Remarcó que cuando estaba encerrado en el hospital de la Policía, los integrantes de ese espacio político no reconocían que estuviera secuestrado, pedían una amnistía y que se baje la Ley.

"Esa norma garantiza que no se cometan abusos, por eso cuando me pedía que derogue la Ley les dije que de ese lugar salía como un presidente de una nación digna o como un cadáver", aseguró el presidente de Ecuador.

"El pueblo unido jamás será vencido", gritaba el pueblo desde la plaza y Correa les respondió: "¡Hasta la victoria siempre!”.

No hay comentarios: