sábado, 2 de abril de 2011

La presidenta destacó en el acto por Malvinas que pedirá a todas las provincias que haya aulas que recuerden a los combatientes que dieron su vida por la Patria e incluirá en el protocolo de las visitas oficiales al monumento conmemorativo para recibir ofrendas florales junto con el del Libertador.
En su discurso de homenaje a los caídos en la guerra de las Malvinas, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció que se pedirá a todas las provincias que algunas de las aulas de las escuelas lleven el nombre de combatientes muertos y que la Cancillería dispondrá que las visitas oficiales, además de colocar ofrendas en el monumento al Libertador, crucen la calle y las depositen también en el que figuran los nombres de esos héroes.

Asimismo, la mandataria dijo que el Ministerio de Educación se encargará de instrumentar que, de ahora en más, en todos los actos escolares se dé lectura a la carta del docente soldado muerto en combate enviara a la directora del colegio donde enseñaba hasta el momento de alistarse como voluntario para ir a las Malvinas y cuyo texto se leyera antes del discurso presidencial.

"Nuestros jóvenes, nuestros niños, deben saber que se debe honrar la memoria de los caídos por la Patria pero que además hubo gente que sin estar obligada a que sin estar, a dar fue a dar su vida por la Patria porque los ejemplos enseñan más que 1000 discursos o 1000 historias", enfatizó.

Señaló la mandataria que “cuando me tocó visitar Rusia en visita oficial, el homenaje es al soldado caído, un homenaje sentido del pueblo ruso y casi todos los pueblos del mundo hacen a quienes han dado su vida por la patria”, para agregar que “eso no nos convierte en una nación beligerante, guerrera, al contrario, nos convierte en una nación con memoria y con honor porque además hemos reafirmado y vamos a seguir reafirmando en todos los foros internacionales, en todos los ámbitos, la vigencia del derecho internacional para solucionar conflictos, el cumplimiento del mandato de Naciones Unidas para que la gran Bretaña cumpla lo que ha ordenado en votación Naciones Unidas y se siente a negociar con la República Argentina en los términos que así se han establecido en las distintas resoluciones de Naciones Unidas”.

Agradeció el apoyo que recibe el país de otras naciones y la carta que el Unasur enviara al secretario general de la OEA, pero puso de relieve que "el mejor homenaje que podemos hacer a nuestros caídos en Malvinas es este, en el que hoy estamos aquí, donde fuerzas armadas y pueblo estamos mezclados unos junto a otros, con las banderas oficiales junto a las de los partidos políticos, junto a las de los argentinos, porque es en democracia, en el respeto a la voluntad popular, donde se puede construir la fortaleza de un país para emprender las grandes gestas".

Recordó en respuesta a dudas deslizadas por dirigentes del Reino Unidos sobre la voluntad pacífica en el reclamo de la soberanía que son los que ante cada conflicto la emprenden a bombazos quienes "acusan precisamente a los otros que solamente participamos en misiones de paz, a los que somos abanderados y ejemplo en el mundo en materia de no proliferación nuclear, que hemos sido objeto también del terrorismo internacional".

Reivindicó que sobre todas las cosas el país se sujeta a la ley, en este caso internacional, "que es la única manera en que un país puede llamarse civilizado, democrático e integrar precisamente esa América del Sur que hace poco reivindicamos como una nación de paz".

Vaticinó que el siglo XXI no va a ser, como en otros tiempos de los que tengan las armas más poderosas. "Veremos muchos cambios en este siglo, muchas más transformaciones de las que nos imaginamos -sostuvo-. Este siglo va a ser de aquellos países que logren desarrollar conocimiento e inteligencia y mantenerse unidos para poder seguir creciendo junto a los otros países de la región, de esta bendita América del Sur, tierra de paz, tierra de recursos naturales, tierra de recursos humanos, que va a requerir de todos nosotros un gran sentimiento de unidad, de pertenencia y de identidad".

Ratificó la jefa de Estado que, siempre, "las Malvinas son argentinas y no cejaremos en nuestro reclamo y en convocar a todos los argentinos a la buena memoria, a la memoria de los que dieron su vida, a la memoria de los que luego no pudieron superar los traumas de la guerra y perdieron también la vida, esta vez tal vez, de manera más terrible y más trágica, de mano propia, no de manos del enemigo en combate".

Al comenzar su discurso, la mandataria señaló que a partir de la ley sancionada por la legislatura de Río Gallegos, los veteranos de guerra pasarán a llamarse Héroes de Malvinas ”y esperamos que sea replicado también en el orden nacional“.

El acto

A mediodía había comenzado en la plaza de Río Gallegos, donde se encuentra el monumento a los caídos en Mavinas, el acto central en homenaje a los caídos en la guerra iniciada hace 29 años, con el desembarco de tropas argentinas en las islas.

El gobernador de la provincia de Santa Cruz, Daniel Peralta, el intendente municipal de Río Gallegos, Héctor Roquel, y el presidente de la Asociación Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas, Enrique Alturria, recibieron a la comitiva, tambien integrada por la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos.

Desde anoche, los ex combatientes realizaban una vigilia frente al Monumento a los Caídos en Malvinas, en medio de una jornada que amaneció lluviosa y fría.

Una formación militar acompañó la ceremonia y entre las ofrendas florales, se destacaban de la Jefatura de la Policía de la provincia de Santa Cruz, legisladores, asociaciones culturales y de ex combatientes.

Ubicada en la avenida San Martín y la ruta nacional 3, la plaza en la que se realiza la ceremonia está caracterizada por el monumento que emerge en su centro, construido en piedras volcánicas, cuya parte media está perforada y por allí se derrama el agua que cae por el canal hacia la fuente que representa lo perdido, las "islas Malvinas".

Tras el saludo a la formación, la banda del Regimiento de Infantería Mecanizada 24, General Gerónimo Costa, interpretó el himno nacional y se hizo entrega de la bandera de ceremonias de la ciudad de Río Gallegos a la Asociación de Veteranos de Malvinas, cuyo titular, Fernando Alturria, pronunció unas palabras alusivas.

La agrupación de ex combatientes de Santa Cruz le entregó una serie de obsequios, entre los que se encuentra un recipiente con tierra de las Islas Malvinas, que permanecen ocupadas por el Reino Unido, desde el 3 de enero de 1833.

También le entregaron un cuadro realizado por la organización y un retrato del único santacruceño que murió en Malvinas: José Honorio Ortega.

Luego de la colocación de la ofrenda floral en el monumento, con un minuto de silencio, además de la entrega de una copia de la carta dirigida por el soldado Julio Cabo desde la isla Soledad, durante la histórica gesta, a la directora de la escuela donde daba clases, la Jefa de Estado dirigía al pueblo argentino un discurso conmemoratorio de quienes 29 años atrás pelearon en las Islas Malvinas.

No hay comentarios: