lunes, 12 de julio de 2010

Cristina: "La iniciativa del matrimonio igualitario no es un proyecto del demonio ni hay una guerra de Dios"

PRESIDENCIA - 12 DE JULIO

Cristina: "La iniciativa del matrimonio igualitario no es un proyecto del demonio ni hay una guerra de Dios"

La Presidenta manifestó en China su sorpresa y preocupación por el tenor del discurso de la Iglesia en torno del proyecto de matrimonio igualitario que en algunos casos "remiten a tiempos de la Inquisición porque aluden a una guerra de Dios"
La presidenta Cristina Fernández dijo hoy estar “sorprendida por el tenor y el tono que ha adquirido el discurso en torno a la discusión por la ley del matrimonio igualitario en la Argentina” y manifestó que “es preocupante escuchar frases como guerra de Dios o proyectos del demonio, que son cosas que nos remiten a tiempos medievales y de la inquisición”

En un diálogo con la prensa argentina en Beijing sostuvo que lo que la sorprendió es que esos términos provienen de “sectores que deben promover la paz y el dialogo” y lamentó que el tema del matrimonio igualitario “se plantee como una cuestión de moral religiosa y atentatoria del orden natural, cuando en realidad lo que se está haciendo es mirar una realidad que ya está".

Cristina se refirió durante esa conversación con periodistas en el hotel Saint Regis de Beijing al debate sobre ese proyecto que se está desarrollando en el Congreso, en particular en el Senado y que ha generado voces adversas, especialmente desde la Iglesia. Al respecto estimó que “he escuchado que
hasta se habla de una guerra de Dios y algunos incluso han planteado la posibilidad de un plebiscito, sin tener en cuenta que estarían plebiscitando un derecho de la minoría".

"No quisiera que una ley permita que un funcionario amparándose en una cuestión de conciencia pueda decidir si atiende o no a una persona debido a su condición de gay o lesbiana e incluso decida si permite que una persona pueda o no acceder a una fertilización asistida", sostuvo la Presidenta.

Entre otras consideración sobre las reacciones al proyecto de matrimonio igualitario Cristina manifestó que “ese discurso tan agresivo y descalificador invoca razones de derecho natural, y yo creo que si miramos hacia el siglo pasado, en los EEUU, por ejemplo, se consideraba que la personas de piel negra era inferiores y no podían tener los mismos derechos que los blancos, y hoy el presidente de ese país (Barack Obama) es negro”.

En otro orden, Cristina Fernández se refirió a la relación comercial con China, y en ese sentido señaló que “no existen ni discusiones ni choques, apuntamos a dessojizar la relación entre Argentina y China”.

Explicó que si la relación pasara solamente por el aceite o el porto de soja “estaríamos en problemas. La soja no es lo único que nos debe unir. Si fuera eso solo no habría posibilidad de una relación estratégica con China”. Indicó que hay otros temas en común como el de la infraestructura ferroviaria, la industria del autopartismo, del software o el turismo, entre otros.

También la primera mandataria señaló respecto de la posición en el ámbito internacional de la Argentina que "creemos conveniente llegar a la reunión del G-20 con un programa concreto de regulación financiera" y también "con la decisión de la desaparición de los paraísos fiscales como base para que no se
repita la crisis" financiera internacional.

Cristina conversó con los periodistas argentinos luego recibir el doctorado Honoris Causa y de disertar en la Universidad de Negocios Internacionales y Economía, en Beijing, donde afirmó que "es necesario reconocer un nuevo escenario internacional. Es necesario que los países crezcan de manera armoniosa", dijo. 
Alberto corrado
     A.P.P.

No hay comentarios: