martes, 26 de enero de 2010

Ratificó la Presidenta que seguirá adelante con el Fondo del Bicentenario

Presidencia - 26 de Enero
En un acto en La Matanza

Ratificó la Presidenta que seguirá adelante con el Fondo del Bicentenario

La Presidenta aseguró hoy que seguirá con el Fondo del Bicentenario para posibilitar un "financiamiento barato" de la deuda externa y para evitar "políticas de ajuste" de los que pretenden que el país vuelva a endeudarse a "tasas usurarias", entre los que mencionó a Horacio Liendo y a Rodolfo Barra.
La presidenta de la Nación, Cristina Fernández, aseguró hoy que seguirá adelante con el Fondo del Bicentenario para posibilitar un “financiamiento barato” de la deuda externa y “evitar las políticas de ajuste” de los que pretenden que la Argentina vuelva a endeudarse “a tasas usurarias”, y señaló como voceros de esos grupos a Horacio Liendo, “el cerebro de (Domingo) Cavallo” y Rodolfo Barra “integrante de la Corte menemista, que entre otras cosas aprobó el ‘per saltum’ para las privatizaciones. Son los mismos actores, con algunos acompañantes renovados, nuevos partenaires para las mismas políticas de siempre”.

En un breve diálogo con los periodistas, tras participar del acto del Plan “Argentina Trabaja” en Villa Albertina, Lomas de Zamora, que posibilita la integración de cooperativas, la Presidenta sostuvo que “por eso atacaron tan duramente el Fondo” (del Bicentenario), pero aclaró que “vamos a seguir adelante” pues permite continuar con la política de desendeudamiento.

Aclaró que no se trata de “defender el Fondo, sin las posibilidad de financiamiento barato y evitar las políticas de ajuste” y agregó que “si uno lee los economistas que se oponen, debería leer las líneas mas abajo”, las que dicen que hay que “achicar el gasto, todo lo que sea inversión social. Dicen no al Fondo porque después viene la política del ajuste; esto está tan claro cuando uno ve los voceros que se presentan” y luego mencionó a Liendo y Barra.

En el discurso previo, la Presidenta advirtió que esos grupos “quieren que nos endeudemos para tenernos acogotados con un collar y poder imponernos una política de hambre", insistió que “quieren que este canje (de la deuda) fracase para volver a endeudarnos" y además recordó que “cuando ellos se sentaron ellos a negociar perdíamos;, cuando nos sentamos nosotros en 2005 fue la primera vez que la Argentina ganó en una negociación con la deuda externa".

Recordó que en 2003 “hemos puesto en marcha este modelo que resistió de pie firme, orgulloso, el vendaval más importante de la historia económica del mundo de 2009” y agregó que ahora “más que nunca tengo la certeza de este camino y queremos seguir profundizándolo, ‘adelante pra frenchi’ como dicen los brasileros; y claro, cuando uno comienza a definir ese modelo que hace hincapié en los intereses de la Nación, de los productores, de las empresas, comerciantes, productores, comienza a surgir, como ha sido a lo largo de la historia, no es nuevo, de 1810 para acá, cada vez que la Argentina podía surgir como un país de producción, de exportación de valor agregado, desendeudamiento, aparecen los mismos de siempre: algunos tienen el mismo apellido que sus antecesores, como el ministro de la década infame, pero también nuevos nombres y ropajes, pero cuando uno raspa, aparece la negación del país, de la posibilidad de desendeudamiento, que nos convierta en lo que fuimos: la primera economía de América Latina”.

Recordó que hace pocos días el senador Miguel Ángel Pichetto, le comentó que la provincia de Río Negro pagó un 17 por ciento por préstamos de mas de cinco millones de dólares y apuntó a “esos pocos que quieren que la Argentina se endeude como en la dictadura militar, para tenernos acogotados y hambreados como en la dictadura. Por eso son los nombres que durante la dictadura militar o durante los gobiernos que sobrevivieron estaban siempre presente sentados a negociar con los acreedores, cuando perdíamos. Cuando nos sentamos en 2005 fue la primera vez que la Argentina ganó en la renegociación de su deuda. Quieren que este canje, fracase, para volver a endeudarnos a tasas altas, del 17, 18 por ciento”.

Recordó que “tenemos 48 mil millones en reservas depositados en bancos extranjeros, como sucede en todo el mundo” y ese dinero “por año nos 0,5% por cada cien millones de dólares depositados. Si tuviéramos que pedir prestados esos mismos cien millones de dólares hoy, por el riesgo país y por el default del 2001 cuando la Argentina dejó de pagar y algunos festejaban, la Argentina tiene que pagar tasas del 17, 18, 20 por ciento y eso es lo que quieren”.

Cristina Fernández aclaró: “Yo no les quiero echar la culpa a los de afuera. Desde joven la culpa la tenían los de afuera, el imperialismo, el Fondo Monetario; cuando en 2003 empezamos este proceso y cuando me senté en el sillón de la Casa Rosada me di cuenta que no son los de afuera, sino algunos de adentro que siempre han colaborado, en la expoliación, en el saqueo. Algunos que fueron gobierno y volcaron dos veces el país y no supieron gobernar, otros nos decían que el uno a uno, un dólar igual a un peso, y nos dimos cuenta cuando el país explotó que no era así; no pudieron darle al país ni trabajo ni y nos quieren imponer el mismo modelo, negando esta posibilidad”.

La jefa del Estado sostuvo también que las reservas depositadas en el Banco Central “son de todos los argentinos, es cierto” pero recordó que cuando esos fondos “desaparecieron no se la llevaron los argentinos, sino los mismo de siempre, pocos de adentro y muchos de afuera. Que ese cuento se lo hagan a otros, ustedes lo saben cuando se evaporar las reservan el Banco Central” y recordó que cuando asumió Néstor Kirchner la presidencia, en 2003, “había ocho mil millones de dólares, casi nada, con un 25 por ciento de desocupados. Ahí empezamos a levantar el país, ladrillo por ladrillo” y enumeró las medidas adoptadas, entre otras , “un tipo de cambio competitivo para que nos queden dólares y acumular reservas. Esas reservas la han hecho los trabajadores, los productores, empresarios, las empresas que exportan, los que trabajan día a día y son el reaseguro de lo que queda para el crecimiento, como sucede en todo los países del mundo”.

Expreso además que “los que no supieron gobernar tampoco saben ser oposición y lo único que hacen es poner palos en la rueda, sin darse cuenta que hay un país que ha aprendido por la tragedia, la necesidad de terminar con los slogan electoral e ir a los hechos y políticas conjuntas” y agregó que “si comparan lo que hicieron cuando estuvieron en el gobierno con lo que hicimos nosotros, con las jubilaciones, las Afjp, las exportaciones, la producción, fábricas, caminos, escuelas, hospitales, rutas, con el país” y agregó que “ese país vamos a defender porque es el país que nos ha costado mucho a todos, a generaciones desaparecidas, pibes que hoy tenemos que enseñarles a manejar una pala, una generación de chicos que solo pueden comenzar a ir al colegio porque el estado le va a pagar una asignación universal. Es bueno recordarles que solo pudimos pagar luego de recuperar los recursos de los trabajadores de las AFJP; si no hubiera sido así por eso ‘migna’ que pudiera hacerse frente a la asignación”.

“Sin embargo –concluyó- todas y cada una de las medidas que hemos adoptado desde 2003, todas sin excepción, las Afjp, el pago al Fondo que decían que nos íbamos a fundir en 2006; nunca una sola medida fue apoyada por la oposición; pude ser que todo absolutamente ¿todo está mal? Frente a esta propuesta y este modelo: ¿cual es el que proponen del otro lado? cuando yo me oponía a la política del de los ‘90 decía que era esto lo que había que hacer, en soledad, desde mi banca de diputada, de senadora, de constituyente. Cada vez que m, apueste dije que otra cosa que había que hacer, cosas realizaba la habíamos desde 1987 en la intendencia y en la gobernación (Santa Cruz). Solamente ideas que pueden llevarse a cabo, las que no se pueden llevar a cabo son mentiras o slogans electorales".

No hay comentarios: